viernes, 23 de septiembre de 2016

¿Está de moda la Libertad Financiera? (I)






     Cada vez es más habitual encontrar publicidad por internet sobre distintos métodos para alcanzar la Libertad Financiera. Normalmente viene acompañada de fotos inspiradoras como la que yo he elegido. 

Parece que todos queremos ser libres, con cualquier idea de libertad, pero cuando pensamos en dinero aún lo queremos más.



La Primera asociación mental que se viene a la cabeza cuando pensamos en ello es la siguiente:


Libertad Financiera  => Riqueza.




Posiblemente ser rico traiga consigo ser libre, al menos hablando de números. Lo curioso es que al revés funciona todavía mejor. Se puede ser más rico, sin tener una gran fortuna.


Aquí resulta necesario definir qué es la riqueza para cada uno. Piensa un momento en ello. ¿Qué necesitarías para considerarte rico?



Conozco muchos empresarios que tienen una gran suma en los bancos, propiedades, inversiones y varios negocios y, ¿sabes una cosa? Muchos de ellos no se sienten ricos.


Conozco también muchos directivos que, igual que estos empresarios, pasan todo el día fuera de casa. Apenas comparten rato con la familia o amigos, viajan muchos fines de semana, están enganchados al teléfono a casi cualquier hora y su jornada casi dura 7 días: pasan parte del fin de semana en comidas ne negocios, viajes, preparando reuniones o contestando mails...


Esta conversación la he tenido con mucha gente acomodad y en alguna ocasión me han reconocido que pese a la cantidad con la que cuenten cada mes y al patrimonio de que disponen, no se sienten libres sino más bien esclavos.


Muchos acostumbran a comer en restaurantes fantásticos, viven en casas o barrios envidiables, conducen unos coches elegantes y deportivos, muchos visten caro y van a la última en tecnología. Algunos viajan a países exóticos, tienen casas en la costa o incluso barcos. 


En nuestra sociedad occidental cada vez hay más personas con buenos ingresos que buscan ese mismo nivel de vida. Pero esto implica mucha responsabilidad, bastante disponibilidad y un buen nivel de estrés. A su vez, también implica algunas renuncias. 


Por el contrario, conozco gente que teniendo unos ingresos descaradamente inferiores e incluso ningún patrimonio, se sienten más libres, viajan más, comparten más tiempo con su familia, amistades, y consigo mismos, incluso conocen y practican sus hobies y aficiones.


Entonces, si hay gente con muchos recursos que no siente riqueza en su vida y aquellos que no los tienen tampoco, ¿qué es esto de la libertad financiera?  Y lo que es más deseado, ¿realmente se puede conseguir? 


Te dejo con esta reflexión y en la próxima publicación te daré mi opinión, aunque perdido por este texto ya se me ve ha visto el plumero...


Me encantará leer tus ideas en los comentarios, a ver si coincidimos. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar.