viernes, 22 de julio de 2016

Necesito Financiación, ¿cómo hago? (II)




Foto: © PixelRockstar.com



El viernes pasado explicábamos qué pasos siguen las entidades financieras para estudiar una operación de financiación para empresas. Hoy voy a detallarte el mismo proceso si eres un particular, autónomo, o pequeño emprendedor y estás pensando en endeudarte.

Como ya indiqué, esta línea de publicaciones se sale un poco de lo habitual del blog, pero en la última formación que impartí estuvimos comentando las similitudes entre las finanzas personales (la economía de cualquiera de nuestras casas) y la de una empresa o un país, por lo que seguro puedes encontrar información útil a la hora de presentarte en el banco.


Para hacer el estudio del riesgo en profundidad las entidades igualmente valorarán tu pasado, presente y futuro.



PASADO

En este caso es suficiente con conocer la edad, el desarrollo profesional que hayas tenido y el patrimonio que has podido acumular.

También se tienen en cuenta tus históricos dentro de la propia entidad y se acude igualmente a empresas que facilitan datos externos. Estos ficheros se obtienen principalmente de ASNEF - EQUIFAX, RAI (Registro de Aceptaciones Impagadas) o EXPERIAN.

Aquí aparecen las personas con cuotas de préstamos impagadas, recibos pendientes de compañías de suministros (habitualmente telefónicas) o aquellos que no han atendido un efecto comercial a tiempo. Es decir, aunque no seas cliente de esa entidad, tienen acceso a tu información actual.

Desgraciadamente es bastante habitual estar en alguno de estos ficheros a causa de compañías de servicios (muchas son telefónicas) que nos reclaman la permanencia de un servicio que nunca llegó a suministrarse correctamente. 


Es fácil que por un único fichero negativo se te deniegue una operación, pero conozco casos en los que la información no está actualizada así que conviene que guardes cualquier justificante de los trámites realizados para poderlos justificar.


Cada vez hay más movimiento en las entidades, y en aquellas online o telefónicas no siempre tienes asignado un gestor. Por ello, a veces quien te atiende no te conoce en profundidad y será  positivo hacerle saber que has cumplido fielmente tus pagos. Si es el caso recordarle que tuviste financiación anterior y que la atendiste sin dificultad puede ser un buen punto de partida.

Como en otros ámbitos de la vida tener una relación cordial con nuestra entidad podrá ayudar. Es muy probable que el gestor tenga la mesa llena de papeles y nos interesa que ponga mayor interés en nuestra solicitud.



PRESENTE

Obtener información actual de un particular es más sencilla que la de una empresa. Bastará con conocer la actividad y el sector profesional, si trabajas por cuenta ajena o propia y qué ingresos personales o familiares puedes justificar.

     Para los empleados basta con las últimas nóminas y la declaración de la renta. A veces, depende de la antigüedad, convendrá que muestres los contratos de trabajo, informes de vida laboral, contratos de alquiler y cualquier otra información relevante.


     Para los autónomos también es necesaria la declaración de la renta y, además, los impuestos periódicos que presentas y los justificantes de los seguros sociales pagados (conocidos como TCs). Si acompañas certificados de estar al corriente de pago en Hacienda y en la Seguridad Social mucho mejor. En ocasiones las entidades cotejan la información proporcionada pidiendo referencias a alguno de tus clientes o proveedores más relevantes, especialmente si también son clientes suyos.


Para cualquiera de los dos, será necesario que detalles qué deudas tienes en la competencia. Si ya tienes financiación con esa entidad lo habitual es que tengan tu CIRBE (Central de Información de Riesgos del Banco de España), de no ser así te pedirán que les firmes una autorización para solicitarla en tu nombre.

Con toda esta información se obtiene el análisis cuantitativo, aunque hasta aquí se han analizado principalmente números. Por esto es importante que el trato personal y el conocimiento sobre ti les aporte una información cualitativa que añada especial valor. Te dejo unas reflexiones que pueden ayudar: ¿eres de los que entran por la puerta haciendo a los bancos culpables de la crisis? ¿te muestras como una persona confiable y coherente?  ¿valoras el tiempo dedicado por el de enfrente y muestras agradecimiento por el trato profesional recibido? Este tipo de detalles suelen pasarse por alto y se nos olvida que la persona de enfrente también es humana.

En este punto es importante que comentes el estado civil, el número de hijos, la antigüedad laboral, la diversidad, estabilidad y estacionalidad de los ingresos, el tipo de empleo (riesgos asumido en el día a día, dependencia, estabilidad, sector, puesto, y un largo etcétera.




Las empresas entregan sus balances y cuentas de resultados. De igual manera, aquellas personas que tienen ahorros o propiedades, pueden entregar un detalle patrimonial. Aquí detallarás las acciones, fondos, propiedades que tienes, indicando si están o no endeudadas. Hoy en día es sencillo con un cuadro de Excel (Cuadro Patrimonial) con el detalle. Ejemplo:



Para los Particulares no se hace un análisis funcional pero si una previsión futura de la capacidad de reposición (pago), lo vemos a continuación.




FUTURO

Para prever tu capacidad de devolución futura no es necesario un análisis estratégico. Será suficiente con valorar la capacidad de ahorro de la familia, la trayectoria financiera que ha venido trayendo y su posible inestabilidad en las fuentes de ingresos.

Evidentemente para el Banco no supone la misma seguridad un funcionario, que alguien que trabaja en una PYME, que el empleado de una multinacional. Se de gente que llega a contactar con la empresa para la que trabajas para verificar información. No te sorprendería la cantidad de información que se puede llegar a obtener antes de conceder una operación compleja.  

Contemplando el futuro, se tienen en cuenta los acontecimientos previsibles que pueden conocerse, siempre que el plazo esperado para que suceda sea relevante para la operación en cuestión. Ejemplos pueden ser la cercanía a la jubilación, las propiedades que puedas tener en venta o alquiler, la posibilidad de recibir una herencia o los aspectos emocionales. Puede ser especialmente relevante la situación familiar y se trata de conocer el estado financiero de padres, hijos y personas cercanas por si pudiera ser necesario atender los gastos o deudas de otras personas cercanas. Por ejemplo, por problemas de salud, sentimentales, deudas  o empleo.


Aquí entran también en juego todas aquellas variables que puedan ser de relevancia para el entrevistador ya sean de forma positiva o negativa. Como decíamos antes, el comportamiento, la actitud o la empatía pueden marcar la diferencia para que una operación salga o quede denegada. He visto muchas operaciones que pese a tener buenos datos cuantitativos no han salido y otras tantas que con unos datos algo más mediocres pero bien peleadas han conseguido autorizarse. Son especialmente relevantes si la valoración automática del sistema (scoring) es media o baja.



A modo de resumen, para estudiar el pasado de los particulares se utilizan los históricos de cada entidad y los ficheros externos. Para analizar el presente se hace un análisis cuantitativo en el que se valorarán los datos que presentes y toda la información relevante de tu situación patrimonial. Además se busca hacer un análisis cualitativo donde se ponen en valor aspectos más personales. En la proyección futura se tienen muy en cuenta las situaciones familiares y las deudas con la competencia, tratando de estimar la solvencia y la capacidad de pago.


Antes de que un gestor despache la operación en algún comité tiene que tener confianza en que se devolverá de forma correcta. Muchos de estos comités terminan con la pregunta: ¿tú ves la operación? Lo que en el argot están preguntando es aquello de: “¿si fuese tu dinero el que prestases, firmarías esta operación?”. Si el empleado está convencido, la operación se podrá autorizar, en caso contrario, no hay nada que hacer. Por esto, es fundamental mostrarse de una manera amable, respetuosa y mínimamente formada a la hora de establecer relaciones con los gestores. Muchas veces no aceptar lo que nos ofrecen es una muestra de formación que nos otorga un respeto.

Seguro que con esta información eres más capaz de prepararte la reunión y con ello, acercarte a tu objetivo, obtener financiación.

Espero que le saques partido a la publicación y si te surge cualquier cuestión no dudes en preguntarme.

Buen finde!


2 comentarios:

  1. Me ha gustado esta segunda parte del post. Muy completo.

    Como bien dices, es difícil adquirir un préstamo personal si estás incluido dentro de un listado de morosos como ASNEF, CIRBE, etc.. pero hay entidades que aún así pueden ayudarte. A mi Credy... pero es cuestión de encontrar la que más te guste.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!

      Lo ideal es evitar entrar en cualquiera de estos ficheros. No obstante, una vez dentro, lo mejor será analizar la causa y tratar de arreglarlo lo antes posible.

      Estar incluido, dependiendo del motivo, mancha nuestra imagen financiera y esto podría afectarnos en un futuro.

      Si tu situación fuera ésta, te invito a que contactes conmigo por privado y lo comentemos.

      Y sino, siempre podrás utilizar las herramientas propuestas para sanear tus finanzas.

      De cualquier forma, muchas gracias por tu lectura y por dejar tu comentario.

      Saludos,

      Javier.

      Eliminar

Gracias por comentar.