sábado, 28 de marzo de 2015

Cómo Hacer un Presupuesto Inicial



Quiero empezar explicando la forma en que entiendo un Presupuesto Inicial. Se trata de enumerar los ingresos y gastos que se tienen en un período de tiempo determinado, de forma que permita conocer los compromisos financieros adquiridos, y así tener mayor conciencia y poder establecer metas. 

A medida que profundizamos en nuestras Finanzas Personales, podemos elaborar presupuestos cada vez más acordes a nuestra realidad y más cercanos a nuestros hábitos de consumo. Compararemos la evolución de esos presupuestos semana a semana y mes a mes, por lo que con el tiempo podremos definir presupuestos más reales y a más largo plazo e incluso poder modificar esos hábitos de consumo. 

Personalmente, tengo la inmensa mayoría de mis gastos previstos. Tengo partidas individualizadas para alimentación, ropa y calzado, viajes, regalos, vivienda, protección, gasolina, vehículos, ocio, varios e imprevistos. Todos ellos están mensualizados, y algunos de ellos semanalizados. Gracias a este orden, y a mi decisión de cumplirlos (os garantizo que no se me hace difícil puesto que están calculados con cierta holgura) ahorro prácticamente un 20% de mis ingresos mensuales. No quiero comentar hoy la importancia del ahorro, ya vendrá esa publicación, pero sí os garantizo que tener un colchón para emergencias y una previsión sobre la cuantía que pretendo alcanzar genera mucha estabilidad y seguridad, y esta forma de relacionarme conmigo a través del dinero me es mental y físicamente muy sana y relajada. 


PRIMER PASO

     Coge una hoja excel o un papel y un boli y empieza a cuantificar todos los ingresos que tienes durante el año. 
Si tus ingresos son inestables, es preferible que apliques la cuantía más baja que tengas, o que dividas entre 12 meses el importe que sueles ganar en el año. Hacer esto último no es demasiado conciso, pero permite una primera aproximación.

Ten en cuenta todos los ingresos que tienes: salarios, ingresos por trabajos independientes, intereses de ahorros, alquileres, etc.


SEGUNDO PASO

     Incluye todas las cuotas de tus deudas actuales: hipoteca, préstamos, tarjetas de crédito, etc. Es conveniente incluir también el tipo de interés al que los pagas y su duración. Conocerlos te ayudará en futuros ejercicios y revisiones. 

TERCER PASO

     Añade en el punto anterior una partida importante: deuda contigo mismo, o más conocido como ahorro. Es importante pagarse primero a uno para obligarse a acondicionar nuestro nivel de vida a nuestro nuevo nivel de ingreso. Mi experiencia dice que es más fácil apartar una cuantía antes de empezar a repartir los ingresos, que buscar un sobrante a final de mes para poder ahorrar (incluso mentalmente es más sencillo). 

     Mi recomendación es que apartes al menos el 10% de tu ingreso mensual. Al principio te será complejo y tendrás que apretarte un poco el cinturón. Solo es falta de costumbre, con pocos meses te irás acostumbrando sin demasiada dificultad. 
Este porcentaje puede parecer elevado al principio, pero tengo comprobado que sale de nuestros bolsillos sin mucha conciencia, en cuestiones que aportan escasa satisfacción. Si consigues ahorrarlo, te sentirás mucho más satisfecho. Te lo garantizo.


CUARTO PASO

     Organiza todos los pagos que tendrás que hacer en el próximo mes. Después de haber identificado las deudas, los principales gastos serán los suministros y los del día a día. Es importante aproximar todo lo posible aquellos que dependen de tus decisiones de compra: alimentación, gasolina, ocio, ropa, etc.

Advertencia: encontrarás gastos pagaderos anualmente, o difícilmente calculables, por ejemplo el pago de los seguros, los regalos o los impuestos. Es muy conveniente calcularlos de forma mensual para poderlos tener en cuenta sobre nuestros ingresos mensuales (los llamamos Pagos Periódificados).


Llegado este punto, el presupuesto está diseñado. Ahora hay que comenzar a incluir los gastos reales que se van haciendo en el día a día para poderlo comparar con los previstos. Te será útil guardar los tickets de compra, los movimientos de las tarjetas y rellenar el cuadro al menos una vez a la semana. No te llevará más de 5 minutos.
Compara estos con tus previsiones iniciales e investiga las diferencias. Esto te permitirá adaptar cada vez más el presupuesto inicial a tu realidad. Cuando trabajemos con presupuestos más avanzados trataremos de usarlos a la inversa, adaptando nuestra realidad a estos presupuestos. 


Para elaborar los primeros puntos será necesario un buen análisis de Mis Ingresos y Mis Gastos. Ten en cuenta que es relativamente fácil conocer los primeros, pero no lo es tanto para los segundos. Una vez lo hayas hecho, te sorprenderás de la forma en que empleas el dinero, incluso seguro que te aparecen consumos de los que siquiera eres consciente hoy. Se trata de algo profundo, en lo que hemos de poner conciencia a la forma en que nos venimos relacionando con el dinero (para ello recomiendo ojear las publicaciones anteriores sobre Mi Patrón del Dinero y Mi Personalidad Financiera).

Así pues, como resumen, con un presupuesto inicial tratamos de identificar lo que uno gana y lo que uno gasta y establecerlo de forma gráfica para poder hacer un seguimiento. Poco a poco podremos ir incorporando nuevas pautas de consumo. 

Principios que han de regir un Presupuesto:

    -Compromiso: necesitamos profundizar lo máximo posible para que se acerque mucho a la realidad.
    -Responsabilidad: una vez definido, trataremos de cumplirlo de la forma más cercana posible. 
    -Realidad: el presupuesto que desarrolle habrá de ser alcanzable con una pizca de ambición. 
    -Autosuperación: me ha de motivar lo suficiente como para ir poderme mejorar con el tiempo.

Si elaboro un presupuesto con unas bases inalcanzables (reducir mis gastos a la mitad, poder ahorrar un tercio de mis ingresos), perderé pronto el interés y de poco habrá servido el tiempo y el esfuerzo dedicados. Necesitaré tener la motivación y compromiso suficientes como para poderlo seguir. 

Te animo a que te pongas con ello ya mismo, con la Banca Online es muy fácil recopilar los datos y desarrollar el cuadro. Si os surge cualquier dificultad escribidme, y si ya tenéis experiencia me encantará que la compartáis en los comentarios.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar.