domingo, 23 de marzo de 2014

Mi patrón del dinero






Los últimos fines de semana, por circunstancias que no vienen al caso, me "ha tocado" escabullirme (jejeje) del mundanal ruido de la capital. Este finde por contra, apenas tengo qué hacer. Bueno, no tengo quehacer fuera de casa porque lo que es dentro no sé por dónde empezar.

Como si las últimas 4 mudanzas en escasos 3 años no hubieran sido suficientes, en la próxima semana vuelvo a cambiarme de piso (por supuesto a mejor). A esto, como a tantas otras cosas difíciles de la vida, al final también se le coge gustillo... Porque para mí tiene una gran consecuencia positiva: la consiguiente limpia y desecho de aquellas cosas que ya no sirven. Este nuevo orden y eliminación de material superfluo, también tiene una repercusión positiva en nuestro propio orden emocional y mental.

Lo mismo sucede con la forma de entender nuestras finanzas personales y con las emociones y sentimientos que nos provoca el dinero. Con cierta periodicidad hemos de analizar los patrones de conducta que tenemos y tratar de depurar los pensamientos negativos, bien porque nos hacen daño, bien porque nos dificultan la forma de desenvolvernos con él.

El primer aprendizaje que recibimos acerca del dinero suele provenir de nuestros familiares más cercanos: nuestros padres y hermanos, abuelos, tíos... De forma histórica este tema, junto con la sexualidad (ya sabéis que mi madre es terapeuta sexual), ha sido tabú dentro de muchas familias, en algunas incluso sigue siéndolo a día de hoy.

Para conocer ese aprendizaje hay que pararse a pensar un poco:
¿Se hablaba con libertad del dinero en tu familia? ¿Qué opinión se tenía/tiene de los ricos y de los pobres? ¿Escuchaste pelear a tus padres o familiares por dinero? ¿Viste sufrir a alguien cercano porque sus ingresos no eran suficientes? ¿Cuando de niño pedías dinero se te daba con facilidad?

Estas preguntas son solo algunos modelos y ejemplos de comportamiento que en base a la repetición contribuyeron a formar tu patrón sobre el dinero. Así pues, la forma de desenvolverse de nuestros padres y de nuestra sociedad es la que previsiblemente nos ha marcado a nosotros y en base a la cual actuamos hoy.

Una forma rápida y sencilla de analizar nuestro patrón, además de conocer la educación recibida y respondernos a las preguntas anteriores, es revisando las cantidades de dinero que manejamos en la actualidad. Estas pueden haber disminuido, estar manteniéndose o pueden estar creciendo con el tiempo.

Sea cual sea tu situación, es seguro que se debe en gran medida a esa parte intangible de nuestra mente: el inconsciente. Es aquí donde se forja y actúa nuestro patrón del dinero: el cúmulo de creencias, pensamientos y emociones que determina nuestra conducta financiera.

Por esto me encuentro a empleados de banca, economistas, financieros, etc. que contando con conocimiento técnico para administrar la economía o riqueza ajenas, no son capaces de hacerlo en sus vidas personales, motivo por el que mucha gente vive hiper-endeudada.

Pero no todo queda aquí, existe también un sentido de pertenencia familiar, es decir, nos manifestamos de manera inconsciente de forma leal a la tradición familiar. Por ejemplo, uno puede creer que sólo trabajando duro podrá conseguir prosperar y alcanzar bienestar, porque es así como en su familia se ha venido haciendo. Esta persona no podrá por tanto generar riqueza de forma sencilla porque su propia creencia no se lo permite, su lealtad familiar le exige continuar trabajando duro y la mayor parte de las veces, de forma no consciente. Robert Kiyosaki explica muy bien en sus libros esta diferente forma de pensar y entender el dinero, según tenemos mentalidad de Rico o de Pobre.

Por tanto, nuestro presente financiero es el resultado de aquello que aceptamos como realidades y verdades acerca del dinero. Muchas de ellas no las hemos analizado en profundidad, y las replicamos sin darnos cuenta. Nuestros padres tienen su propio patrón, fruto de su educación, aprendizaje y experiencia personales, por lo que nosotros en base a nuestra propia experiencia de vida hemos de hacernos nuestro propio Patrón, y empeñarnos en que sea lo más sano posible para nuestra satisfacción personal.

En muchas ocasiones he escuchado comentarios como "los ricos son unos tiranos", "el poder económico corrompe", "los pobres son más humildes", "la gente de África es más feliz" y un sinfín más. Todas estas sentencias vienen a demostrar que no todo el mundo interpreta y percibe las relaciones con el dinero de la misma manera.

En mi experiencia, he de decir que la pobreza o riqueza propias no determinan la forma de actuar de la gente, sino que la forma de pensar y actuar de cada uno determina cómo de pobre o rico se es, sino financieramente hablando, sí mentalmente.



En mi día a día trabajo con mucha gente que tiene su vida económica resuelta, pero no solo la suya o la de su entorno familiar más cercano, sino la de varias generaciones posteriores. La forma de desenvolverse de estas personas con el dinero  es indudablemente más sencilla que la del resto de los mortales, que hemos de trabajar duro para obtener unos buenos ingresos. Lo que si aprecio es una nota común en su forma de pensar respecto al dinero: son más conscientes, más atentos y tienen unas creencias más abiertas para obtener aún más. Revisan con más frecuencia su situación financiera, siempre buscan nuevos negocios sobre los que trabajar, buscan especialistas para cada necesidad que les surge sobre las que no están al día y supervisan con mucha atención que el trabajo de éstos sea impecable. 


Por contra, también me encuentro a familias más humildes, cuya situación financiera no es fácil. Dando por hecho que las generalizaciones no son buenas, es cierto que muchos comparten el mismo pensamiento acerca del dinero: "los pobres son humildes, los ricos son corruptos y tiranos". Aún queriendo prosperar y mejorar su situación personal, su propia creencia se lo impide. 



Esta circunstancia común me confirma que existe un distinto patrón de pensamiento entre unos estratos sociales y otros, y me hace cuestionarme hasta qué punto ese patrón de pensamiento condiciona la vida de muchas personas.




Así pues, un buen punto de partida sería conocer la Personalidad Financiera propia. Si durante esta semana no cambio de idea, sobre ella escribiré en el próximo post.



Por último, ¿Conoces tu patrón de conducta? ¿Te has parado a pensar antes en el aprendizaje financiero recibido? Me encantará que compartáis vuestras experiencias.

Me voy a seguir haciendo cajas y a depurar mis armarios y estantes...

Un fuerte abrazo.


3 comentarios:

  1. Buenas, me encanta tu blog, solo que el nombre coaching financiero no le va, no eres un coach financiero sino un filosofo del dinero que es distinto, analizando la mentalidad ,opiniones y provenencias, mas que mostrando con numéros cuales serian los mejores bancos, mejores companias electricas ,telefonicas , gas y gasolineras que podrian ayudar a la gnte realmente donde se encuentra esa economia q se puede hacer, teniendo en cuenta, la variable del tiempo como bien nos dices siempre. Bueno, el patron del dinero, no solo es el que aprendemos viendo y analizando nuestro entorno, es el que los padres inculcan a sus hijos...digo esto, ya que tengo amigos que desde jovenes sus padres a diferencia de los mios siempre les obligaron a ahorrar, con lo que su mentalidad les llevara seguramnte a tener mas que un burro como yo que aprendio a cargar y descargar,....Dsde mi punto de vista, ahorrar esta bien, yo empeze hace 2anios a aplicarme ya q m costaba controlarme, seguramnte, debido a que nadie me garantiza que la variable tiempo , realmente la tengamos.....quiero decir, que no sabemos cuanto tiempo estaremos en vida, con lo que personalmentr pienso que si no inviertes en tus placeres,no podras hacerlo de viejo o estando muerto, hay que vivir y darse el placer, ya que si tienes dinero pero eres triste y amargado, probablemente acabes con la cuerda al cuello (paradojicamnte pasa lo mismo por despilfarrar demasiado, ya que un momento dado ya nada te agrada)... Lo ideal, es como bien has dicho, analizarse a si mismo, encontrar lo q realmente queremos y soniamos,y luego , buscar una forma equilibrada de alcanzarlos y realiazrlos . Si buscas el momento perfecto para hacer algo, probablemente nunca lo encuentres, pero si te atreves, probablemente encuentres una ocasion de poder hacerlo....Las diferencias entre ricos y pobres , es como dice el cuento, lo que aprendamos, ys que para unos riqueza significa una cosa, y para otros otra, lo que esta claro, es que en la vida, los objetivos de los ricos, es llegar a no hacer absolutamnte nada y vivir a la bartola, asique si cobras paro de por vida como aqui en Belgica y estas en casa viviras igual que Bill Gates, con menos objetos alrededor eso si....Volviendo sobre el patron, quiero senalar que la tele influencia demasiado a los jovenes haciendoles crear patrones completamente fuera de la realidad, como si la vida fuera un programa o una revista de prensa rosa en el que parece que la gente con dinero vive de fiesta todo el dia...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Rally4ever, y muchas gracias por tu aportación.

      Lo que pareces entender por coaching es muy diferente a mi concepción sobre él. La Internacional Coach Federation, la asociación más grande de coaches del mundo, nos indica que "a través de un proceso de coaching, los clientes ahondan en su aprendizaje, mejoran su desempeño y refuerzan su calidad de vida".
      Esto, a mi entender, no quiere decir que un externo (coach) venga a darle la solución a los problemas (o a indicar qué gasolinera es más barata), si no más bien, a contribuir a que uno mismo ahonde dentro de sí y encuentre sus propias respuestas válidas.

      Así pues, lo que propones, sería más razonable para un contable personal, un asesor comercial, o simplemente una de esas páginas de comparadores que ya lo estudian todo (si estás buscando alguna prueba con"kelisto.es" que se está publicitando mucho ahora en España y abarca telefonía, gas, electricidad...).

      En cuanto al Patrón del Dinero estoy de acuerdo contigo, se forma principalmente con el aprendizaje recibido de nuestros familiares más cercanos, que se distingue de la Personalidad Financiera porque ésta ya incluye nuestras propias experiencias y aprendizajes personales.

      Lo importante es buscar ese equilibrio con el conocimiento financiero apropiado (escaso en nuestra sociedad) y tras un importante análisis interno (la visión introspectiva todavía nos sigue costando). Hecho esto, cada cual es libre acerca de tomar las decisiones sobre sus finanzas personales, que para eso son suyas... :-)

      Según mi experiencia encontramos muy distintos tipos de ricos, los habrá que tengan más tiempo ocioso y seguro disfrutan la vida de manera distinta a la nuestra pero, según mi experiencia, buena parte del tiempo han de dedicarlo a sus negocios e inversiones. Por lo tanto estamos ante una forma de vida distinta dentro del cuadrante del flujo del dinero de Kiyosaki.

      Totalmente de acuerdo con la TV, en mi casa apenas se enciende, pasa muchos días seguidos sin enchufar.

      Nuevamente gracias por la aportación y espero que sigas leyéndome.

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Rally4evr, en este tiempo he estado analizando más páginas que pueden ser utilizadas, tal y como comentabas meses atrás, como comparadores que nos permitan ahorrar.

      Te dejo adjuntos sus link por si quisieras ahondar en ellas:

      www.iahorro.com/
      www.miseuritos.com/
      www.bankimia.com/
      wwww.comparador.elmundo.es/
      www.helpmycash.com

      Y los archipublicitados en España, especialmente para seguros:

      http://www.rastreator.com/
      www.acierto.com

      Deseo que te sean de utilidad.

      Saludos.

      Eliminar

Gracias por comentar.